¿Qué vino beber en las comidas de Semana Santa?

Los días de Semana Santa están llenos de comidas tradicionales, con recetas familiares que han ido pasando de generación en generación. Las reuniones alrededor de la mesa son habituales en estos días, y se descorchan muchas botellas para poder brindar en las comidas familiares.

Hoy nos hemos preguntado qué vino beber en las comidas de Semana Santa, porque ya que se apuesta por distintas recetas y nuevos sabores, ¿por qué no hacerlo con el vino?

vino semana santa

¿Qué vino elegir en Semana Santa?

Los amantes del vino sabrán exactamente por qué botella apostar si se están preguntando qué vino beber en Semana Santa, ya que dependerá del tipo de comida que se haya preparado. Con la cercanía de la Navidad a la Semana Santa, si ha recibido alguno de nuestros estuches de vino, seguro que puede aprovechar alguna de las botellas que incluyen.

En Semana Santa es típico en España no consumir productos cárnicos, por lo que las apuestas por platos de pescado o alimentos vegetales son habituales. Quizá por ello, los vinos blancos para pescado se convierten en los favoritos cuando llega la Semana Santa. No obstante, hay muchas otras alternativas, porque los tipos de comidas pueden ser totalmente diferentes en función de cada casa.

Saber elegir el vino suele ser siempre la tarea de una única persona en casa, pero si quiere sorprender a sus familiares, amigos e invitados, atento. Le damos algunos consejos para acertar con el vino en Semana Santa.

  • Vinos para pescados. No nos cabe la menor duda, en el caso de tener platos de pescados, la mejor idea es tomar un vino blanco. Puede meterlo en la nevera unas horas antes con la intención de enfriar el vino hasta que alcance la temperatura perfecta para su consumo. Otra alternativa pueden ser vinos rosados suaves, ya que podrían asemejarse sus toques en el paladar al comer pescado.
  • Vinos para tomar con dulces. Como ya sabe, los postres de Semana Santa son platos habituales en las casas. Ya sean torrijas, buñuelos o pestiños, los vinos dulces o los vinos rancios. Ambas alternativas harán que los sabores del azúcar de los postres sean más intensos y puedan disfrutar todavía más de este momento de endulzar la comida.
  • Vinos para el aperitivo. Al ser días de tantas reuniones, visitas, idas y venidas, los aperitivos son habituales. Una opción es tomarlo con un Martini o cualquier otro tipo de licores que se ajuste a su paladar. No obstante, el vino tinto puede ser una gran alternativa. Los aperitivos suaves, con aceitunas, banderillas o vinagrillos son la opción ideal para este tipo de vinos, como pueden ser los vinos de La Rioja.
  • Vinos y chocolate. ¿Cómo? ¿Chocolate a la vez que vino? ¡Así es! El chocolate es un alimento cuyo maridaje con el vino es perfecto, sin importar los tipos de vino o los tipos de chocolate que tenga en casa. Hay una alternativa para todos ellos. Por ejemplo, para el chocolate blanco se ajusta muy bien un vino fresco o vinos espumosos. En el caso el chocolate con leche, el vino afrutado es la mejor idea. Para el chocolate negro intenso, le aseguramos que abrir una botella de vinos de crianza y reserva va a marcar la diferencia.

Por supuesto, no nos olvidamos de esos momentos de visitas momentáneas en los que además de los postres de Semana Santa, las pastas toman el protagonismo. Para esos casos, puede optar por el moscatel o un vino de ese estilo, con el que pasar unos minutos en agradable compañía.

La Semana Santa es una fecha con muchas reuniones, acercamientos y visitas a la mesa, preparada con las mejores recetas y los sabores más acordes con esta época del año. Le animamos a celebrarlo con sus seres queridos y disfrutar de la buena compañía. ¡Feliz Semana Santa!

Comments are closed.