¿Turrón en verano? Por qué comer turrón en verano también

Seguro que el turrón es uno de esos alimentos que asocia al mes de diciembre y las fiestas que llegan con la Navidad. No obstante, comer turrón en verano también es uno de los mayores placeres de la vida. Por varios motivos, y el primero de ellos es que le transportará a la Navidad sin duda alguna.

Sin embargo, comprar el turrón en verano puede ser algo más complicado, ya que los supermercados no cuentan con los pasillos especiales que encontrará en Navidad. Pero no es imposible.

turron en verano

El turrón no caduca como tal y aguanta muchos meses en la despensa sin abrir en perfectas condiciones. No obstante, recuerde que se debe consumir antes de la fecha indicada en el envoltorio del producto. Si bien es cierto que son alimentos no perecederos por la naturaleza de sus productos, pueden perder sus propiedades si pasa mucho tiempo.

Por qué comer turrón en verano

La tradición de comer turrón en Navidad es una de las acciones que más asociamos a esa época del año, ¿verdad? Pero seguro que en casa queda todavía alguna tableta sin acabar o incluso sin abrir. De la misma manera que se pueden aprovechar todos los productos de las cestas de Navidad sobrantes durante los siguientes meses, lo mismo ocurre con el turrón.

Comer turrón en verano o en las épocas más calurosas del año es una forma de adelantarse a la Navidad o recordar las fiestas pasadas con el sabor de este producto típico navideño. Además, el turrón es muy versátil y permite ser utilizado en la cocina de distintas maneras, como recogemos en nuestro post sobre las recetas con turrón. Desde salsas a dulces de lo más variados para sorprender a sus invitados con una comida o cena de escándalo.

Además de los postres, una de las mejores formas de tomar turrón en verano o cuando empiezan a apretar las altas temperaturas es hacer helado de turrón casero. Sobre todo, si las tabletas que quedan en casa son del turrón blando. Con otros tipos de turrones, como el duro o los de chocolate con distintos productos, puede resultar más difícil preparar esta receta dulce y refrescante. Así que nosotros apostamos por elegir turrón blando hecho a base de frutos secos.

Y hablando de frutos secos, al pensar de qué está hecho el turrón y encontrarnos con las almendras como principal ingrediente, nos hace asociar el turrón a una fuente de proteína. ¡Eso sí! Siempre y cuando contenga los niveles de azúcar óptimos y saludables. Las almendras son uno de los frutos secos con más proteínas, así que se convierte en un alimento lleno de secretos y beneficios para nuestro cuerpo.

Eso sí, recuerde no pasarse de la cantidad ideal, así que haga lo que haga con el turrón, sin importar la época del año en la que se encuentre, no sobrepase los límites recomendados. Su salud es lo más importante, y una forma de cuidarla, es por supuesto la alimentación.

Comprar turrón en verano

Como ya hemos comentado, no es habitual encontrar turrón en los supermercados durante una época que no sea cercana a la Navidad. Pero esto no convierte la tarea de comprar turrón en verano en algo imposible. Una de las formas más sencillas de lograr comprar tabletas de turrón más allá de noviembre, diciembre o enero, es conocer las tiendas que tienen las propias fábricas durante todo el año.

Si le gusta algún tipo de turrón, como los que produce la empresa de turrones Monerris -que incluimos en nuestros lotes de Navidad-, puede ponerse en contacto con ellos para preguntar por puntos de venta continuos y comprar sus productos sin problemas. Aunque si quiere asegurarse una despensa llena todo el año, también puede hacer acopio durante la época Navideña de distintas tabletas y guardarlas, consumiéndolas antes de que expire la fecha preferible de consumo.

Si le gusta el turrón, en Cestalia contamos con distintos tipos en nuestros lotes preconfigurados. ¡Esperamos su pedido a partir de octubre!

Comments are closed.