El vino y sus beneficios para la salud

En los pueblos siempre se ha dicho que la copita de vino con la comida es mano de santo, ¿verdad? Todo lo que pueda parecer una tradición popular, tiene cierta base, y es que existen numerosas publicaciones que recomiendan esta copa de vino diaria.

El motivo es la relación entre el vino y los beneficios para la salud que conlleva un consumo responsable y moderado de este líquido tan preciado por España.

¿Todavía no sabe a qué nos estamos refiriendo? No se preocupe, hoy en Cestalia hablamos de los beneficios de la salud del vino. ¡Apunte, que esto le interesa!

copa-vino

Beneficios para la salud del vino

Son muchos los estudios que han demostrado que el consumo moderado del vino ayuda a mantener un buen estado de salud. Eso sí, y como todo en esta vida, el consumo debe ser responsable.

De esta manera, consumir una copita de vino al día va a permitir que su estado de salud sea estupendo. ¿No lo han dicho siempre en los pueblos? Seguro que lo ha escuchado alguna vez. Pues bien, estos son algunos de los beneficios para la salud del vino.

  • Retrasa el envejecimiento. No lo decimos nosotros, lo dice nada más y nada menos que Harvard. Según esta prestigiosa universidad, la piel de la uva tinta lleva un compuesto que atrasa el envejecimiento. Se trata del resveratrol.
  • Combate el cansancio. Es el mismo compuesto el que permite que nuestro cuerpo le diga adiós a la apatía y el cansancio, por lo que en días en los que sientas alguna de estas sensaciones ya sabe. Un buen plato de jamón curado o serrano, una copita de vino y un paseo. Verá cómo se anima al instante.
  • Frena la demencia. Otra sustancia de la uva permite que no se creen placas alrededor de las células cerebrales. En esta ocasión, encontramos esta sustancia en las semillas de las uvas; los llamados polifenoles.
  • Quema grasas. ¿Está pensando en perder peso? Nada de bebidas gaseosas. Pero sí una copita de vino en las comidas. El consumo moderado de vino activa un gen que impide que se formen nuevas células de rasa y estimula a las existentes para eliminarlas poco a poco del organismo.
  • Modera la diabetes. Vuelve a ser la Universidad de Harvard la encargada de lanzar un estudio en el que aseguraban que las personas que consumen vino de forma moderada tienen menos riesgo de padecer diabetes tipo 2.
  • Combate las infecciones bucales. La presencia del azúcar en vino y la fermentación del mismo permiten que otros compuestos de las uvas también se fermenten. Como resultado, se planta cara a la aparición de estreptococos y bacterias que provocan caries o sangrado de encías.
  • Mejora la presión arterial y la circulación sanguínea. Se ha demostrado que una copa de vino reduce la presión arterial tras la comida, un efecto totalmente contrario al de otras bebidas alcohólicas. Además, reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares ya que se eliminan los elementos tóxicos de la sangre gracias a la activación de una enzima al beber vino de forma moderada.
  • Planta cara al resfriado. La melatonina, que también permitirá mejorar la sensación de sueño o cansancio, es un perfecto antioxidante junto a los ya mencionados polifenoles. Por ello, los catarros no calan tan fuerte en las personas que consumen una copa de vino de forma habitual. ¿Conoce a alguien que no pueda vivir sin vino y ha notado que están más fuertes?
  • Aumenta la felicidad. Sí, sí, como lo está leyendo, ¡no parpadee! Igual que planta cara al sueño y al cansancio, nuestros organismos liberan endorfinas al catar un vino. Esta sustancia es la encargada de generar esa sensación de felicidad.

Los beneficios del vino para la salud no son pocos tal y como queda demostrado. Ahora lo que tiene que hacer es elegir entre los tipos de vinos el que más le guste, degustarlo en una copa y relajarse tras un largo día.

Eso sí, como ya hemos mencionado, es importante que el consumo no sea excesivo y poco responsable. No hablamos de beber una botella diaria, pero una copa de vino en la comida o en la cena ayudará a que su estado de salud se mantenga mejor. No olvide tampoco que el ejercicio y los buenos hábitos de vida no pueden quedar atrás.

 

Comments are closed.