Diferencia entre rosado y clarete

Seguro que le ha pasado alguna vez que cuando ha pedido un vino clarete le han preguntado: ¿Le sirve rosado? Puede valer, por qué no, ambos están ricos y son fresquitos y refrescantes. Sin embargo… No es lo mismo.

La diferencia entre rosado y clarete tiene dos motivos, ya que se elaboran de manera diferente y se utilizan distintos tipos de uva. De esta manera se consideran dos tipos de vinos diferentes, aunque de aspecto puedan parecer similares.

Nos adentramos una vez más en el amplio y maravilloso mundo del vino para lograr entender la diferencia entre rosado y clarete y que no haya dudas a la hora de pedirlo o comprarlo.

diferencia-rosado-clarete

Rosado y clarete: cuál es la diferencia

Como decíamos, la primera particularidad que va a marcar la diferencia entre rosado y clarete es que ambos vinos no se realizan con la misma uva. Por un lado, el vino rosado tiene su base en las uvas tintas, mientras que el vino clarete se realiza con uva blanca. Ambos pueden llevar una mezcla de uvas, pero el rosado tendrá mayor presencia de la uva negra y el clarete más cantidad de uva blanca.

Con esto en mente, es importante saber que las elaboraciones de los dos vinos son distintas. Durante el proceso, hay un paso que es fundamental para diferenciar uno de otro, algo que se nota en el sabor del vino y los matices aromáticos también.

El vino rosado se elabora en un proceso que se denomina “en blanco” y que se basa en el sangrado del depósito, eliminando las pieles de la uva. De esta manera, sólo se fermenta el zumo de la uva, o mosto. Por otro lado, el vino clarete se realiza en un proceso de fermentación con las pieles de las uvas. Como resultado, los aromas de uno y otro serán distintos y el resultado en el paladar también variará.

Es importante destacar que aunque el proceso sea otro y los tipos de uva empleados sean distintos, la diferencia entre rosado y clarete no marca la calidad. Pueden ser los dos de muy buena calidad, y al final la elección de uno u otro va a depender de los sabores del vino. Eso sí, sea cual sea su elección, desde Cestalia le aconsejamos consumir el vino en sus condiciones adecuadas.

Tanto el rosado como el clarete, deben consumirse en el mismo año en el que ha sido embotellado, y la botella debe guardarse entre los 8ºC y los 12ºC para que el resultado sea el mejor en el paladar. Puede realizar regalos originales para amantes del vino centrado en estos dos tipos con una botella de cada uno de estos vinos e incluir algún otro elemento. Nuestro lote de Navidad 1 incluye una botella de vino rosado joven Camelias, perfecto para paladares con este tipo de gustos.

Comments are closed.