¿Cuál es el origen del lambrusco?

Podemos asegurar que el lambrusco ha ido ganando terreno como uno de los vinos espumosos favoritos para acompañar ciertas comidas. Presume de ser bastante fresco, pero lo cierto es que el origen del lambrusco queda en el aire para mucha gente.

Hoy en Cestalia nos adentramos en el mundo de este vino espumoso y descubrimos cuál es el origen del lambrusco y las características de este vino italiano. ¿Nos acompaña?

origen-lambrusco

Origen del lambrusco

El lambrusco es un vino espumoso que procede de Italia, pero no es solo el nombre del producto final. Lambrusco también hace referencia al tipo de uva tinta que se utiliza en su proceso de creación. Este tipo de vino tiene su foco de nacimiento en cuatro de las regiones de viñedos de Italia; en concreto en Modena, Parma, Reggio nell’Emilia y Mantova por la presencia de sales minerales en alto contenido en sus suelos.

Es ahí donde surge este vino, que hace años comenzó su exportación a Argentina y desde entonces no ha dejado de llegar a países de todo el mundo. No solo eso, si no que existen cuatro variedades de lambrusco que cuentan con una Denominación de Origen Protegida (DOP).

El proceso de elaboración del lambrusco no es como el de otros vinos espumosos como pueden ser cava o champagne. En el caso de este vino, y como parte fundamental de este origen del lambrusco, se utiliza el método Chamat-Martinotti.

Producción del lambrusco

El lambrusco surge tras un proceso de fermentación del mosto para producir el alcohol. Otros vinos espumosos pasan a una segunda fermentación en botella, pero en el caso del lambrusco se produce en un depósito de acero, motivo por el que surgen las burbujas.

Tras esta segunda fermentación en depósito, el líquido espumoso se embotella a presión para mantener estas propiedades logradas en el proceso de fermentación. El lambrusco puede formar parte de los vinos dulces, los vinos secos o incluso considerarse vino añejo. Todo dependerá del tiempo de fermentación para satisfacer unos paladares u otros.

Existen más de 60 variedades de lambrusco, aunque por su color no se debe confundir con los vinos rosado o clarete. El lambrusco es un vino espumoso, que aunque mantiene el color rojizo no tiene nada que ver con los mencionados, hasta su sabor es distinto. Por eso, como siempre, para gustos colores, y en este caso vinos.

Si le gusta el lambrusco, debe saber que maridarlo con algún tipo de pescado va a lograr aumentar su sabor y su percepción en el paladar, por lo que es una apuesta segura si hablamos de maridajes del lambrusco. Otra opción es la ya conocida unión de vino y chocolate, ya que el lambrusco puede ser una buena alternativa para tomar con algún tipo de chocolate suave, aumentando así su sabor.

¿Le gustaría que en nuestros lotes de navidad incluyéramos lambrusco? Póngase en contacto con nosotros a través del teléfono 976 14 16 58 o escríbanos a info@cestalia.com para hacernos llegar sus propuestas. Las tendremos muy en cuenta, porque ya sabe; somos fabricantes de cestas de navidad.

Comments are closed.